Sardinas en escabeche

Hoy vamos a elaborar un plato diferente, estas sardinas en escabeche es una forma de tomar pescado en semiconserva casero, os encantará.

Además es una de esas elaboraciones que podemos mantener en el frigorífico tres o cuatro días, así que se convierte en un perfecto batchcooking.

La sardina es un pescado azul con un 10% de grasa omega-3, que ayudan a bajar los niveles de colesterol LDL y de triglicéridos, lo que disminuye el riesgo de aterosclerosis y trombosis.

Entre las vitaminas se encuentran algunas del grupo B como la B12, B1 y las liposolubles como A, D y E.

En cuanto a los minerales que contienen estas sardinas en escabeche son; fósforo, magnesio, potasio, yodo, zinc y hierro. Las sardinas en conserva tienen un nivel de calcio muy importante ya que se suelen consumir con la espina.

Al ser un pescado de menor calibre y permanecer menos tiempo en el mar, el contenido en metales pesados como el mercurio o el cadmio, entre otros es menor.

Os recomiendo consumir pescado salvaje como las sardinas, salmón, boquerones, salmonetes, caballa, bacaladilla, merluza de pincho, etc.

Pero vamos con la receta de hoy, estas deliciosas sardinas en escabeche.

Para poder ver esta receta,
puedes iniciar sesión o suscribirte por 15€ al año

Si no os gustan las sardinas, y sin embargo sí os gustan en conserva esta es una buena forma de tomarlas, os animo a probar estas sardinas en escabeche y me contáis el resultado.

Otra forma de cocinarlas es horneadas, aquí os dejo esta receta de sardinas hornadas con verduras al vapor. Otra opción de consumo esporádico son enlatadas, ensalada de garbanzos y verduras con sardinillas.

¿Son recomendables los enlatados?

Las conservas enlatadas contienen una capa de plástico que recubre su interior y se ha generado cierta controversia sobre el tema. Las latas contienen cantidades preocupantes de bisfenol A -BPA.

Este material químico industrial es tóxico ya que que afecta al organismo, a su equilibrio hormonal y al sistema inmunitario (estudio). No existen datos sobre una dosis segura, por lo tanto, el riesgo existe.

Las conservas más saludables son las envasadas en cristal con aceite oliva virgen, puesto que las que llevan girasol aportan un exceso de ácidos grasos omega 6, proinflamatorios.

Y finalmente, si os ha gustado la receta, os animo a que la compartáis. Gracias. 🙂

¡Chao!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calificación de la Receta