Hablamos sobre neurodivergencias

En el artículo de hoy hablamos sobre neurodivergencias ¿Conoces a alguna persona neurodivergente? TEA, TDAH, dislexia, síndrome de Tourette.

Las neurodivergencias abarcan una amplia gama de variaciones en el funcionamiento del cerebro que pueden diferir de la neurotipicidad, (forma de funcionamiento cognitivo y de comportamiento que se considera estándar o típica dentro de las normas de una sociedad).

Es importante comprender que la neurotipicidad no es una medida absoluta de la salud mental o de la inteligencia. Simplemente describe un patrón común de funcionamiento cerebral y comportamiento que prevalece en una sociedad determinada. Este reconocimiento es fundamental para promover la inclusión y la aceptación de la diversidad neurocognitiva.

Las personas neurodivergentes, que tienen patrones de funcionamiento cerebral que se desvían de lo considerado neurotípico, pueden enfrentar desafíos únicos en términos de cómo interactúan con el mundo que las rodea.

Sin embargo, es crucial comprender que la neurodivergencia no implica intrínsecamente problemas de salud mental o falta de inteligencia.

Si hablamos sobre neurodivergencias, podemos distinguir diferentes tipos:

Trastorno del espectro autista (TEA)

El TEA es un trastorno del neurodesarrollo que afecta la comunicación, la interacción social y el comportamiento. Las personas con TEA pueden tener intereses y patrones de comportamiento repetitivos, dificultades para comprender las señales sociales y sensibilidades sensoriales.

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

El TDAH se caracteriza por dificultades en la atención, la concentración y la impulsividad. Las personas con TDAH pueden tener dificultades para mantener la atención en una tarea, organizarse y regular su comportamiento.

Dislexia

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que afecta la lectura, la escritura y la ortografía. Las personas con dislexia pueden tener dificultades para reconocer palabras, comprender el significado de lo que leen y deletrear correctamente.

En situaciones de cansancio, yo acuso la falta de concentración y tiendo a ser dilexica desordenando frases, números o palabras.

Síndrome de Tourette

Este trastorno se caracteriza por la presencia de tics motores y vocales involuntarios, que pueden ser simples (por ejemplo, parpadeo de ojos) o complejos (por ejemplo, movimientos corporales repetitivos) y pueden variar en frecuencia e intensidad.

Hablamos sobre neurodivergencias y los diferentes trastornos

Trastorno del procesamiento sensorial (TPS): El TPS implica dificultades en la interpretación de la información sensorial del entorno. Las personas con TPS pueden ser sensibles a ciertos estímulos sensoriales, como el tacto, el sonido, la luz o el olfato, y tener dificultades para filtrar o procesar esta información de manera adecuada.

Trastorno del procesamiento auditivo (TPA): Esta neurodivergencia implica dificultades en la percepción y la interpretación de los sonidos, especialmente en entornos ruidosos o complejos. Las personas con TPA pueden tener dificultades para entender el habla, seguir instrucciones auditivas o filtrar el ruido ambiental.

Trastorno del desarrollo del lenguaje: Este trastorno afecta la adquisición y el uso del lenguaje de manera adecuada para la edad de la persona. Puede manifestarse como dificultades en la comprensión del lenguaje, la expresión verbal o la comunicación social.

Trastorno del espectro de la esquizofrenia: Este trastorno afecta la percepción, el pensamiento y la conducta, y puede incluir síntomas como alucinaciones, delirios, pensamiento desorganizado y falta de motivación. Aunque la esquizofrenia se considera una neurodivergencia, es importante tener en cuenta que también puede tener componentes psicológicos y sociales significativos.

Trastorno del espectro bipolar (TEB): Este trastorno implica cambios extremos en el estado de ánimo, que pueden oscilar entre episodios de manía (euforia extrema) y depresión (profunda tristeza). Las personas con TEB pueden experimentar también cambios en la energía, el comportamiento y en el pensamiento.

Trastorno del espectro obsesivo-compulsivo (TEOC): Esta neurodivergencia implica la presencia de obsesiones recurrentes y comportamientos compulsivos, que pueden causar ansiedad significativa y afectar al funcionamiento diario. Las obsesiones son pensamientos o imágenes no deseados y recurrentes, mientras que las compulsiones son comportamientos repetitivos realizados para aliviar la ansiedad asociada.

¿Cómo ayudar a una persona neurodivergente?

Ayudar a una persona neurodivergente a desenvolverse en su mundo comienza por comprender sus necesidades individuales y respetar su autonomía y dignidad.

Es importante recordar que cada persona neurodivergente es única, con sus propias fortalezas, desafíos y preferencias.

Educarse: Aprender sobre la neurodiversidad y las características específicas de la condición de la persona puede ayudar a comprender mejor sus experiencias y necesidades.

Escuchar y respetar: Escuchar activamente a la persona neurodivergente y respetar sus opiniones, preferencias y límites es fundamental. No asumas lo que necesitan o quieren, sin consultarles primero.

Ofrecer apoyo emocional: Brindar un espacio seguro para que la persona exprese sus sentimientos y preocupaciones sin juicio puede ser de gran ayuda.

Adaptar el entorno: Si es posible, adaptar el entorno para hacerlo más accesible y cómodo para la persona neurodivergente puede facilitar su participación y bienestar. Esto puede incluir ajustes en la iluminación, el ruido, la estructura del día, etc.

Tóxicos mediambientales: evitar la exposición a metales pesados, bien sea ambiental (industrias, coches, productos de limpieza), tópica (cremas, geles) o alimentaria (por el uso máximo de pesticidas, herbicidas o metilmercurio en pescados).

Proporcionar estructura y claridad: Ofrecer instrucciones claras y predecibles puede ayudar a reducir la ansiedad y mejorar la comprensión y la participación.

Fomentar la autonomía: Apoyar a la persona en el desarrollo de habilidades para la vida diaria y la toma de decisiones les permite desarrollar su independencia y autoestima.

Buscar recursos y servicios: Ayudar a la persona a acceder a recursos y servicios que puedan beneficiarles, como terapia, grupos de apoyo, programas de habilidades sociales, etc.

Sobreactivación del sistema nervioso simpático

El enfoque de desactivación del sistema simpático puede ser particularmente relevante para individuos con neurodivergencias, como el autismo o el TDAH, que pueden experimentar una sensibilidad aumentada al estrés y una activación frecuente del sistema nervioso simpático.

El uso excesivo de dispositivos electrónicos, como teléfonos, tabletas, ordenadores y televisores, puede estimular el sistema nervioso simpático de varias formas; sobreestimulación visual y auditiva, exceso de interacción social virtual, sedentarismo, e impacto negativo en los ritmos circadanos.

El sistema nervioso simpático es responsable de la respuesta de «lucha o huida» del cuerpo, que puede desencadenarse fácilmente en situaciones estresantes o abrumadoras.

Para las personas neurodivergentes, que a menudo tienen dificultades para regular las emociones y las sensaciones sensoriales, esta activación excesiva del sistema simpático puede ser especialmente problemática, contribuyendo a la ansiedad, la sobreestimulación y la dificultad para concentrarse.

Para contrarrestar esta activación excesiva, es importante implementar estrategias que promuevan la desactivación del sistema simpático y fomenten la calma y la estabilidad emocional.

La importancia del Mindfulness

Prácticas de mindfulness y meditación: Estas técnicas pueden ayudar a las personas a estar más presentes en el momento actual, reduciendo la rumiación mental y promoviendo la relajación.

Respiración profunda y técnicas de relajación: La respiración profunda y consciente puede ayudar a activar el sistema nervioso parasimpático, promoviendo la relajación y la calma.

Escucha de música relajante o sonidos naturales: La música suave y los sonidos naturales pueden tener un efecto calmante en el sistema nervioso, ayudando a reducir la activación del sistema simpático.

La música binaural, una técnica que utiliza sonidos estereofónicos separados transmitidos a cada oído para crear una experiencia auditiva tridimensional (escuchar con auriculares con cable), está demostrando ser una herramienta efectiva para aquellos con neurodivergencias. Esta técnica puede ayudar a calmar la mente, mejorar el enfoque y reducir la ansiedad al influir en las ondas cerebrales y en la percepción sensorial.

Para muchas personas neurodivergentes, la música binaural ofrece una experiencia sensorial única que puede proporcionar alivio en un mundo lleno de estímulos abrumadores.

La naturaleza relajante y terapéutica de este tipo de música puede ayudar a regular el estado de ánimo y promover un sentido de calma y bienestar.

Terapia sensorial: Para aquellos con sensibilidades sensoriales, la terapia sensorial puede ayudar a regular las respuestas sensoriales y promover la relajación. Sonidos de la naturaleza combinados con técnicas de respiración

La alimentación juega un papel importante

La alimentación antiinflamatoria puede ser beneficiosa para personas con neurodivergencias, ya que existe evidencia que sugiere una conexión entre la inflamación crónica y ciertos trastornos neurológicos, como el autismo y el TDAH.

Incorporar alimentos ricos en antioxidantes: Frutas y verduras de diferentes colores, como bayas, espinacas, brócoli, son ricas en antioxidantes que ayudan a reducir la inflamación y proteger el cerebro.

Consumir grasas saludables: Ácidos grasos omega-3 DHA, que se encuentran en pescados grasos como el salmón salvaje, las sardinas, las nueces, las semillas de chía y el aceite de linaza, tienen propiedades antiinflamatorias y pueden ser beneficiosos para la salud cerebral. Es recoomendable un suplemento específico de omega 3, puesto que la fuente de pescados se oxida fácilmente con el calor.

Microbiota intestinal: es necesario una eubiosis intestinal, es importante corregir con probióticos específicos la microbiota disbiótica y disminuir la permeabilidad intestinal.

Limitar los alimentos procesados y azúcares refinados: Los alimentos procesados, ricos en grasas trans, azúcares añadidos y aditivos, pueden contribuir a la inflamación. Es importante optar por alimentos frescos y naturales siempre.

Priorizar alimentos, no productos: Los granos enteros, las legumbres y los tubérculos en forma de almidón resistente y las fuentes de proteínas magras, como el pollo, el pescado y los huevos, proporcionan nutrientes esenciales y pueden ayudar a mantener estables los niveles de azúcar en la sangre y la resistencia a la insulina, lo que reduce la inflamación.

Consumir alimentos probióticos y prebióticos: Alimentos fermentados como el yogur natural, kéfir, miso, kombicha, tempeh, el kimchi y el chucrut son ricos en probióticos y prebióticos, que pueden promover un equilibrio saludable de bacterias en el intestino y reducir la inflamación.

Beber suficiente agua rica en minerales: Mantenerse hidratado es fundamental para el buen funcionamiento del cuerpo y puede ayudar a reducir la inflamación. El agua de mar es una buena opción si bebes agua filtrada.

Ejercicio físico regular: El ejercicio puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad al liberar endorfinas, así como promover un mejor descanso eficiente y una sensación general de bienestar.

Para un asesoramiento específico en cada caso, puedes pedir cita de psiconeuroinmunología clínica y estaré encantada de ayudarte.

Hablamos sobre neurodivergencias, cerebrando la neurodiversidad

Tanto la neurotipicidad como la neurodivergencia son partes integrales de la diversidad de la humanidad. La neurodiversidad no solo enriquece nuestras comunidades y sociedades, sino que también impulsa la innovación, la creatividad y la resolución de problemas.

Al reconocer y celebrar tanto la neurotipicidad como la neurodivergencia, podemos trabajar hacia un mundo más inclusivo y comprensivo, donde todas las personas sean respetadas y valoradas por lo que son.

Si te ha gustado, no dudes en compartir, gracias.