Pastel de queso y manzana

La receta de este Pastel de queso y manzana con pasta filo es tan fácil de elaborar y está tan rica que no podrás resistirte ¿Te apetece?

La pasta filo es muy ligera, es una masa empleada en la gastronomía de Oriente Medio, el Magreb, Turquía, Armenia y los Balcanes, y que se caracteriza porque se extiende en hojas muy delgadas, casi translúcidas.

Esta masa es muy versátil y puede ser utilizada en multitud de platos, esta receta tan original de cóctel de gambas es una forma de utilizar la pasta filo, pero hay que tener cuidado al trabajar con ella ya que es fina y delicada.

Esta versión dulce de Strudel de manzana y frutos secos está también deliciosa, te animo a probarla.

Lo ideal es que los rellenos que utilicéis no tengan demasiada humedad, ya que si no calaran la masa y se quedará cruda al cocinarla, en este caso contrario, poned la bandeja en la parte baja del horno para que se cocine bien.
Si vais a utilizar varias capas de masa filo, podéis añadirle un poco de mantequilla derretida con un pincel entre lámina y lámina para darle consistencia.
Procurad, cuando vayáis a usarla, usarla rápidamente, ya que la masa se seca con facilidad y ya no vale de nada, así que sacad de la nevera solo aquellas que utilicéis.

Al igual que con el hojaldre el horno no debe estar nunca frío cuando metemos la masa pero al trabajarla debe estar lo más fría posible.

Vamos ya con este delicioso pastel de queso y manzana.

Para poder ver esta receta,
puedes iniciar sesión o suscribirte por 15€ al año

Esta receta es originnal de una alumna de prácticas de la Universidad de nutrición, me la trajo para que la probase por su cumpleaños y me encantó.

¿Te gustan las manzanas?

Las manzanas son una excelente fuente de fibra dietética, especialmente pectina, excelente para la salud intestinal, así como de vitaminas y minerales, incluyendo vitamina C, vitamina K, vitamina B6 y potasio, además de compuestos antioxidantes como flavonoides y polifenoles.

Existen muchas variedades de manzanas, cada una con su propio sabor y textura. Se pueden consumir frescas, cocidas, en jugo, en ensaladas, en postres, etc., lo que las convierte en una opción versátil en la cocina

Te animo a que prepares este pastel de manzana y queso con nueces y me cuentes el resultado.

¡Hasta la próxima!